Carta de los expresidente Andrés Pastrana y Tuto Quiroga, a los presidentes Juan Manuel Santos y Evo Morales

Bogotá y La Paz · 07 de Julio 2017


Excelentísimo

Juan Manuel Santos

Presidente de la República de Colombia

 

Excelentísimo

Evo Morales Ayma

Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

RE: Crisis de Venezuela necesita

una cumbre urgente de Presidentes

Excelentísimos Presidentes:

Nos dirigimos con mucho respeto a ustedes Presidentes, a pesar de las enormes diferencias que ambos tenemos con sus respectivos gobiernos en nuestros países. Lo hacemos porque, como ustedes, tenemos un profundo agradecimiento hacia el venezolano que hace dos siglos, sable en ristre y a caballo, atravesó los Andes para legarnos libertad e independencia. Recurrimos a ustedes porque son Jefes de Estado de nuestros países. además que ambos mantienen una relación respetuosa por el proceso de paz colombiano, o estrecha en el marco de la ALBA, con el régimen de Maduro. Pero sobre todo apelamos a ustedes por la grave situación que atraviesa la hermana Venezuela, solicitando puedan ustedes coordinar la convocatoria urgente a una cumbre presidencial de UNASUR, para reencauzar a este país vecino por la ruta de la democracia., la libertad. su constitución, la separación de poderes. la apertura de un canal hu1nanitario. la adherencia plena a la justicia y el respeto irrestricto a los derechos humanos. Sabemos la enorme cantidad de cumbres que cada año requieren la presencia de Presidentes, pero creemos que el crítico drama venezolano amerita convocar un cónclave presidencial a la brevedad posible en este determinante mes de julio.

Venezuela enfrenta una catástrofe humanitaria, una debacle económica y vive sometida a una feroz y atroz represión. Su economía se ha contraído casi un tercio durante la actual gestión, la inflación es más alta que en Zimbabue, la criminalidad peor que en Siria la escasez parecida a la de Sudán y la malaria mata niños que son enterrados en féretros de cartón.

La democracia anda peor, la oposición política está criminalizada, la prensa amordazada ante el rechazo popular el régirnen desató un golpe continuado desde diciembre 2015: primero, castrando el congreso opositor con decenas de fallos judiciales; Segundo, cancelando todas las elecciones del 2016: y finalmente intentando aniquilar la república con el fraude constituyente del próxirno 30 de julio, que se impulsa sin votación democrática directa, sin participación de partidos Politicos, ni referéndums previo o posterior.

La represión desatada por el régimen en los últimos tres meses ha dejado decenas de muertos, centenares de heridos, miles de detenidos (muchos civiles en jurisdicción militar) y hoy, en el día de la independencia venezolana, un Congreso invadido violentamente por los sicarios políticos oficialistas denominados “colectivos”. La misma Guardia Nacional que reprime sañudamente a jóvenes en protestas pacíficas, hoy ayudó a paramilitares delincuenciales a ingresar al Parlamento y atacar a mansalva a congresistas democráticos.

Todo esto sucede en medio de un saqueo económico que sólo agravará la situación. En Venezuela se han despilfarrado casi dos décadas de gigantescos ingresos petroleros, después vendieron el oro del Banco Central, retiraron los ahorros (DEGs) del Fondo Monetario Internacional, empeñaron CITGO a los rusos y las reservas hidrocarburíferas a los chinos. Pues ahora se está expoliando el futuro vendiendo bonos a entre 20-31 centavos por dólar, a intereses exorbitantes, a bancos buitres de Wall Street. Esto va más allá de “raspar la olla” es regalar las ollas e hipotecar platos y cubiertos por los próximos veinte años.

Recurrimos a ustedes recordando que cuando el extinto Hugo Chávcz fue víctima de un golpe en abril de 2002, nosotros participamos en la Cumbre Presidencial del Grupo de Rio en Costa Rica, en la que se condenó ese golpe y se exigió el restablecimiento del orden constitucional. Esa acción hemisférica llevó a aplicar la Carta Democrática de la OEA, por primera vez, para rescatar la democracia de Venezuela el 2002. Las circunstancias actuales, que describimos sucintamente, claramente ameritan que ustedes convoquen una Cumbre Presidencial de UNASUR para salvar a la hermana Venezuela, además de actuar en el seno de la OEA para activar la Carta Democrática.

Sugerimos que a esta cumbre Presidencial se pueda invitar, para que sean escuchados, una representación de la opositora MUD y otra de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Este mes de julio será determinante para nuestra hermana Venezuela. Lo que nuestros países hagan, o dejen de hacer, sellará el destino de la Patria de nuestro Libertador y el camino de nuestra región. Apelamos a ustedes, con la máxima consideración, imbuidos del espíritu del Obispo Desmond Tutu, quien dijo: “si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”. Los neutrales entre la democracia venezolana y la constituyente golpista, serán verdugos de la primera y cómplices de la segunda.

La democracia los necesita, la historia los convoca y nuestra región aguarda sus acciones con esperanza.

Nos despedimos respetuosamente.

Andrés Pastrana Arango

Expresidente de Colombia

Jorge Tuto Quiroga

Expresidente de Bolivia